ESCUELA DE DANZAS ÁRABES “MARICEL CUADRAS”

“Un espacio donde bailamos con los pies en la tierra
y el corazón en el cielo…”

escuela-300x271* La profesora dicta clases para todos los niveles: principiantes, intermedio, avanzado y perfeccionamiento.
* La enseñanza es otorgada a grupos reducidos para una mejor atención personalizada, con un máximo de 12 alumnas por grupo.
* La clase tiene una duración de 60 minutos (una hora reloj), tres veces por semana. Es decir, doce horas reloj por mes.
* Las clases se dictan desde el mes de Marzo hasta la fecha de la Muestra Anual en el mes de Diciembre.

 

PROFESORADO
* El Profesorado de Danzas Árabes consta de 5 (cinco) años, cada uno con sus respectivos programas, shows y teoría aplicada a la Danza.
* Para poder rendir el Primer Año de Profesorado se debe tener cumplidos 11 años de edad.
* Los exámenes teórico-prácticos son realizados en el mes de Noviembre, donde se evalúa lo enseñado durante el año para comprobar si la alumna ha alcanzado los objetivos propuestos por el programa respectivo.
* El tribunal evaluativo lo constituye la directora Maricel Cuadras acompañada por una profesora destacada del medio, ajena a la Escuela.
* La alumna puede optar por asistir únicamente a clases sin rendir el Profesorado. No hay ningún inconveniente que concurra a clases todo el año sin ser evaluada.

CONDUCTA
* La profesora está predispuesta a enseñar a sus alumnas no sólo el conocimiento que posee desde su rol profesional, sino también los valores humanos como la humildad, el respeto y la motivación, cualidades que permiten a una gran bailarina ser también una gran persona.
* Es de suma importancia mantener la armonía, el agradecimiento y el compañerismo en la Escuela.
* Asimismo el respeto hacia las compañeras que tienen un ritmo de aprendizaje distinto.
* La danza árabe permite que la alumna se valore a sí misma, aceptando y apreciando su propia figura corporal.
* Si se desea aprender esta bella danza, no importa la edad, la estatura ni el peso que se tenga. Lo único que importa es el deseo de aprender y lo que nuestro propio corazón sienta al bailar…